Nuestro concepto de Desarrollo Local

on . Posted in GENERAL

ANTECEDENTES
El proceso de mejora de la tecnología de producción para elevar la productividad del trabajo social y la fabricación con costos mínimos, no se ha extendido con amplitud en los sistemas productivos locales de la Región Huetar Norte de Costa Rica. En consecuencia, el territorio muestra una reducida innovación productiva, pobre encadenamiento con actividades dinámicas externas, así como limitada oferta de empleo de calidad. Ello plantea la necesidad de abordar una aproximación económica territorial, denominada Desarrollo Económico Local, en la que el territorio se toma como el eje organizador de la economía, apostando por la competitividad y el empleo, y generando relaciones productivas a escala local y sectorial, promoviéndose así el desarrollo humano y sostenible. En ese enfoque se ha inscrito la experiencia del Sistema de Información Regional (SIRZEE), como una plataforma de información y servicios para registrar y diagnosticar pymes como medio para el incremento de su competitividad, y así buscar sinergias entre los actores productivos.
 
EL SISTEMA ECONÓMICO TERRITORIAL
En el SIRZEE, la experiencia ha indicado que, por un lado, la organización de las empresas no se basa en censos o diagnósticos, sino en cadenas productivas o clusters. Y, por otro, que la competitividad no depende sólo de las empresas individuales, sino de los mismos clusters de empresas, así como de la capacidad para innovar en el territorio. Por tanto, urge una red de cooperación donde poder circular la información clave, cuyo uso fomenta ventajas productivas y comerciales, promoviendo la cultura local emprendedora en una estrategia concertada entre lo público y privado.

En otras palabras, el desarrollo local demanda un esfuerzo consciente en la construcción de sistemas económicos territoriales basados en pymes altamente competitivas, demarcando el territorio según las capacidades para la innovación. No obstante, se afronta la situación de la preocupante fragilidad de las pymes ante las crecientes exigencias competitivas. Ello conlleva a establecer una prioridad (política territorial) de fomento productivo para la gestión de la innovación en los sistemas productivos locales.

Por otra parte, la experiencia ha demostrado que los procesos de distribución de renta y riqueza y de crecimiento económico no son paralelos, sino mancomunados tal que los actores públicos y privados asumen decisiones de inversión para resolver los problemas. Lo local es un espacio de realización de las iniciativas de los actores de la sociedad organizada. El Desarrollo Local concede un rol preponderante a las empresas, en particular.  Por todo ello, se debe promover al sector privado local para crear empleos de calidad y reducir la pobreza y desigualdad.

DIMENSIONES Y FACTORES DEL DESARROLLO LOCAL
En el SIRZEE, creemos que el Desarrollo Local necesariamente implica articular cuatro dimensiones básicas:
  1. Económica: Creación, acumulación y distribución de riqueza,
  2. Social y cultural: Calidad de vida, equidad e integración social,
  3. Ambiental: Recursos naturales y sustentabilidad en el mediano y largo plazo, y
  4. Política: Gobernabilidad y definición participativa de un proyecto colectivo.
Adicionalmente, creemos que el Desarrollo Local requiere el concurso de tres factores:
  • El conocimiento, que apunta a la renovación de los paradigmas y las disciplinas científicas involucradas en los procesos del desarrollo local.
  • La concertación, cuyo objetivo es construir un proyecto colectivo basado en políticas en una lógica horizontal y territorial (redes), más que en la tradicional lógica vertical y sectorial (centralista).
  • La gestión del proceso, que implica hacerse cargo de la adecuación de los actores, en particular de los órganos de gobierno local.

INFORMACIÓN Y ARTICULACIÓN DE SECTORES
La interacción de las dimensiones y factores del Desarrollo Local conforma una dinámica compleja y exigente por sus particularidades. Desarrollo Local implica un camino de aprovechamiento de recursos endógenos en la construcción de capacidades mediante acciones de articulación social para la mejora de las condiciones de vida, reconociendo la diversidad cultural, económica, social, y étnica del territorio, para promover un desarrollo local equitativo, sostenible y competitivo. Por todo lo anterior, se requiere conocer objetivamente la realidad local para actuar sensatamente sobre ella. De ahí que el desarrollar productos de información (territorial) se vuelve una labor crítica para promover un verdadero desarrollo endógeno.

Para el Desarrollo Local es clave el valorar las condiciones para la empresarialidad en un territorio, en armonía con la institucionalidad pública y privada, y con la sociedad civil, en el impulso del crecimiento y el cambio estructural. La empresarialidad se fundamenta en la iniciativa (disponibilidad a asumir riesgos y aprovechar oportunidades)capacidad (habilidad, profesionalidad) del empresario.


FACTORES DE COMPETITIVIDAD
Existen factores determinantes de la competitividad (entendida como la capacidad de la empresa para formular y aplicar estrategias coherentes que le permita ampliar, de manera duradera, una posición significativa en el mercado). Se identifican tres grandes grupos de factores determinantes de la competitividad: los empresariales, los estructurales y los sistémicos.

Los factores empresariales se refieren a aquellos sobre los cuales la empresa tiene poder de decisión y que puede controlar y modificar a través de su conducta. En este grupo pueden clasificarse la gestión, la innovación, la producción y el recurso humano.

En los factores estructurales, la capacidad de intervención de la empresa es limitada, puesto que ellos se refieren al tipo de mercado, a la estructura industrial y al régimen de incentivos y regulaciones propios de cada uno.

Los factores sistémicos constituyen externalidades para la empresa y, por tanto, la posibilidad de intervenir individualmente sobre ellos es escasa o nula. Estos factores son de muy diverso tipo: macroeconómico -tasa de cambio, impuestos, oferta de crédito, política salarial, crecimiento del PIB, etcétera-, políticos e institucionales -política tributaria y tarifaria, participación del Estado en la economía-, legales y regulatorios -protección a la propiedad industrial, al medio ambiente, al consumidor y al capital extranjero-, sociales, políticas de educación y formación del recurso humano, seguridad social-, internacionales -tendencias del comercio mundial, flujos de capital, relación con organizaciones multilaterales, acuerdos internacionales- y de infraestructura -disponibilidad, calidad y costo de energía, transporte, comunicaciones, servicios tecnológicos como metrología y normalización, etcétera.

Los factores empresariales y sistémicos presentan un carácter más genérico en la forma e intensidad como afectan la competitividad de los diferentes sectores industriales. Por su parte, los factores estructurales tienen un carácter sectorial específico, afectan directamente las especificidades de cada rama de la producción o grupo de sectores similares. Por tanto, el análisis de la competitividad debe tener en cuenta simultáneamente tanto los procesos internos a la empresa y a la industria como las condiciones económicas e institucionales del ambiente productivo.


QUÉ ES DESARROLLO LOCAL?
Es un proceso endógeno intersectorial, con participación activa de la población, las administraciones y agentes externos, para la mejora sostenida en las condiciones de vida y trabajo. Un proceso de cambio positivo, que se articula sobre la estructura productiva, el mercado de trabajo, la capacidad empresarial y el conocimiento tecnológico, la dotación de recursos naturales, la infraestructura disponible, el sistema social y político, la tradición y cultura. Incluye bienestar social y crecimiento económico, así como generación de empleo de calidad y riqueza, con preservación del medio y sostenibilidad de recursos (naturales, financieros, humanos, institucionales y culturales). Exige la participación del tejido empresarial generador de bienestar, para emprender nuevos proyectos competitivos de acumulación de capital. Requiere una oferta de mano de obra calificada, y una capacidad empresarial y organizativa, muy articulada a la tradición productiva local y a la cultura innovadora, para favorecer los sistemas productivos locales.

Desarrollo Local es un proceso activado por cuatro factores:
  1. La dinámica territorial,
  2. La participación de actores,
  3. La competitividad territorial y
  4. La construcción de un proyecto colectivo